Coches de segunda mano

Coches de segunda mano de particulares: qué debes tener en cuenta antes de comprarlos

tallereslemans taller 0 Comments

Comprar un coche de segunda mano no tiene por qué ser un problema, ni una complicación. Sino una alternativa para ahorrar algo de dinero.

Sin embargo, es cierto que algunas personas y empresas de dudosa moral le han dado muy mala fama a este negocio, que sería rentable y económico, si logramos escoger con sabiduría.

Inclusive para quienes creen que adquirir un coche de segunda mano no es la mejor opción, se ha vuelto imposible negar el hecho de que el precio o costo de los objetos y bienes que adquirimos, se ha vuelto imprescindible a la hora de tomar la decisión de compra.

Esto hace que los coches de segunda mano sean un opción, no solo viable, sino mucho mejor, frente a los costos de un vehículo nuevo, que no todos pueden costear. Y como ya lo hemos dicho, se puede tomar una decisión acertada y adquirir un vehículo en excelentes condiciones, lo que se traducirá en ganancia para el comprador.

No en vano la compra de coches de segunda mano se ha convertido en la opción favorita de muchas personas, y el número parece continuar en aumento, sobre todo si la adquisición la realiza en un lugar reconocido como Talleres Lemans en Murcia, donde ofrecen coches de ocasión a excelente precio y garantizados.

 

Coches de segunda mano de particulares: define lo que quieres

Aunque parezca obvio, son muchos los compradores que ni si quiera están absolutamente seguros  de qué es lo que quieren. Estar completamente definido dirigirá tu atención en otros elementos importantes, como los detalles que debes ver en un vehículo usado antes de comprarlo.

Saber si estás buscando un vehículo específico te ayudará a estudiar mejor sus características. Para definirlo, deberías tomar en cuenta si deseas un coche de 2 o 4 puertas, manual o automático, diesel o gasolina, así como las características específicas que desees.

Una vez que hayas definido eso, es importante que decidas si la compra la harás a un particular o a una agencia de vehículos de segunda mano, y para ello debes saber que estas empresas suman un margen de ganancia sobre el precio de venta que fija el particular. Teniendo en cuenta eso, muchos prefieren la compra directa a su dueño.

Sin embargo,  también es importante que tengas en cuenta que algunos vehículos de segunda mano pueden presentar defectos o fallas, y al hacer la compra en una empresa especializada, lo más probable es que esta se haga responsable de la reparación, en atención a la garantía que ofrecen.

 

Qué debes revisar en coche de segunda mano de particulares

Una vez que has encontrado un coche que parezca una opción interesante, puedes hacerlo revisar con un experto.

Pero a simple vista y sin ser profesional en la materia, hay ciertos elementos que puedes tener en consideración y que te servirán como guía primaria para escoger el vehículo.

Neumáticos

Este es un punto sumamente importante, pues sabemos los efectos que un neumático dañado puede ocasionar. Además, un neumático con desgaste irregular puede indicar una falla en la suspensión, mientras que uno deformado puede indicar mucho tiempo en desuso. No temas revisar inclusive la fecha de fabricación y otras características como grietas, objetos clavados y similares.

Frenos

Los trabajos de reparación de frenos, así como reemplazo de discos, pastillas y piezas relacionadas con el freno, no suelen ser particularmente económicas, y tener los frenos al día es sumamente importante para la seguridad de los pasajeros. Debido a ello, es de vital importancia que se revise con detalle el estado de los frenos y el pedal, a fin de evitar gastos mayores en el futuro.

Cristales

Es uno de los elementos más fáciles de revisar. Solo consiste en comprobar muy bien que los vidrios del vehículo no estén rayados, fisurados, quebrados u opacos. La sustitución de estos no es económica y es otro elemento que, de ser necesario, hay que sustituir de inmediato por razones de seguridad.

Suspensión

Aunque la revisión de la suspensión debe ser hecha por un profesional, hay métodos sencillos para evidenciar problemas graves. Al aplicar presión sobre el capó del vehículo, en la zona del neumático, puedes ver el rebote del vehículo y el comportamiento de los amortiguadores.

Los expertos dicen que el vehículo no debería rebotar más de una vez, pues eso se traduce en una suspensión que no ha tenido la atención suficiente y está gastada. Pero este y otros elementos mecánicos, es mejor dejarlos en manos de uno de los expertos.

Encendido

El vehículo debería encenderse sin problemas. Un encendido retrasado o tras varios intentos, indica sin lugar a dudas algún problema que se encargará de determinar el mecánico de confianza que escojas para evaluar el vehículo.

Humo

Este es un factor que debes revisar cuando el vehículo enciende. Los expertos aseguran que si el escape del vehículo despide humo azul, esto significa que hay problemas de desgaste del motor y que la reparación será costosa.

Si el humo es blanco, puede traducirse en problemas con el carburante o que se ha condensado el escape, especialmente si la prueba se hace durante el invierno.

Este tipo de problemas son menos costosos que los problemas que significan el humo azul.

Por otra parte, si el humo que despide el escape es de color negro, esto puede significar que el vehículo está consumiendo demasiado combustible. En todo caso, el mecánico experto será quien lo determine. Lo que sí es seguro, es que el humo blanco o negro representa fallas que son menos costosas de resolver que la falla de motor que se evidencia con el humo azul.

Luces

Al probar un vehículo de segunda mano, es importante que verifique que enciendan todas las luces y los faros. Las luces cortas, las largas, las antiniebla, marcha atrás, luces de emergencia y demás. Esta revisión es importante pues no es lo mismo sustituir una bombilla o un fusible que una central de luces.

 

Coches de segunda mano de particulares: qué debe revisar un especialista

Si no es experto, es más difícil detectar algunos elementos mecánicos que en el futuro podrían ocasionarle problemas con un coche de segunda mano. Es por ello que no es una mala idea llevar consigo a un mecánico de confianza, por ejemplo de Talleres Lemans, quien debería fijarse en algunos de los siguientes elementos:

Botes de líquidos

Al hacerle una revisión al vehículo por la parte de abajo, lo primero que observará un especialista es si es evidente el bote de algún líquido o fluido. Para un vehículo, el agua y los lubricantes son esenciales y mantienen su vida operativa.

Carrocería

El chasis, los guardapolvos, la tubería del escape, son algunos de los elementos que el mecánico podrá observar a simple vista para determinar si hay golpes, abolladuras u óxido.

Transmisión

Este es el sistema que hará la tarea de transferir la fuerza que produce el motor hacia las ruedas. Es importante que el mecánico automotriz verifique el estado del embrague, los cambios que realizan la caja del vehículo y las vibraciones.

Dirección

Los fallos en la dirección de un vehículo no siempre se notan a simple vista, por ello es importante que el mecánico automotriz también conduzca el vehículo que deseas comprar y verifique si hay alguna falla.

Ruidos y vibraciones

La mayoría de las personas pueden identificar cuándo un vehículo tiene un sonido o vibración irregular, pero el mecánico podrá determinar de dónde proviene y a qué tipo de falla podría corresponder.

Ten en cuenta  todo estos aspectos y, si el vehículo los supera sin problemas, es el momento de decidir si lo compras o no.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *